Cerrar una etapa y empezar una nueva: la graduación de los chicos y chicas del COA Raval

     

    Con el fin de curso, empieza la época de las graduaciones, también en el Casal dels Infants. El 10 de junio, antes que empiece el Casal de verano, los chicos y chicas del Centro Abierto Adolescente (COA) del Casal dels Infants en el Raval celebraron la graduación de aquellos y aquellas que han acabado su etapa en el servicio socioeducativo. 

    Con la graduación, quince chicos y chicas culminan los cuatro años que han pasado en el COA durante toda la educación secundaria. Algunos y algunas, incluso ya eran participantes del Casal antes, en el Centro Abierto Infantil (COI). Aquellos y aquellas que lo quieran, podrán continuar vinculados al Casal, con la oportunidad de nuevas experiencias en el Casal Jove Atles. 

    A la ceremonia estaban invitados e invitadas todos los participantes del COA, también aquellos y aquellas que no se graduaban y algunos antiguos participantes de años anteriores. El acto empezó con un pica-pica de ambiente festivo para merendar. Seguidamente, se preparó la sala para celebrar apropiadamente la graduación, con filas de sillas llenas de graduados y graduadas en las primeras filas, y compañeros y compañeras del COA en las demás. 

     

    Foto de grup, al carrer, amb nois, noies i dos educadors.

     

    Uno por uno, llamados por su nombre, los chicos y chicas iban saliendo para recoger el diploma, la orla, una bolsa de chuches de regalo, y muchos besos y abrazos, por parte de todo el equipo que les ha acompañado durante estos años: Esther Mas, educadora del COA, Anna Solanas, responsable de Infancia en el Raval, y Laia Ribas, responsable de Jóvenes en el Raval. Idoia de Frutos y Àngel Rodríguez, referentes de este último curso, los esperaban para hacerse una fotografía con una cámara Polaroid, para tener un recuerdo instantáneo y atemporal de la graduación y su paso por el COA Raval. 

    Con algunas bolsas de chuches ya abiertas, llegó el momento de visionar el video montaje que habían grabado y editado Idoia y Àngel, una compilación de fotografías, vídeos, recuerdos y experiencias vividas a lo largo del último año, así como los pensamientos y agradecimientos de los chicos y chicas sobre sus años en el COA. Con la vergüenza de tener que escucharse en voz alta, los chicos y chicas miraban el vídeo entre risas nerviosas, pero ya nostálgicas. 

    Uno de los chicos, aprovechando los últimos momentos que le quedaban en el COA, hizo un pequeño discurso para despedirse. “Muchas gracias a los monitores, que me han aguantado los cuatro años, y han sido los mejores. A los que os quedáis en el COA, venid y aprovechadlo”, aconsejó Jhampool, “yo estuve una época sin venir porque no salía de casa, y ahora que es el último año, me da pena marchar”. 

    Para cerrar la ceremonia, Esther agradeció el trabajo de Idoia y Ángel, entre los aplausos de chicos y chicas, a quienes recordó como el Casal siempre tendrá la puerta abierta para todos ellos y ellas. “Esto es vuestra casa. Todo lo que habéis dicho de nosotras es recíproco. Igual que os hacemos crecer, y que es un placer, vosotros también nos habéis hecho crecer. No somos las mismas personas que hace cuatro años, vamos cambiando con vosotros igual”. 

    Antes de marchar, los chicos y chicas aprovecharon para darse más abrazos y más besos y despedirse, pero hasta pronto, ya que tienen por delante un gran verano donde ir de colonias y campamentos, disfrutar de la naturaleza y compartir más recuerdos y experiencias. 

     

    Haz posible que continuemos apoyando a niños, niñas y familias en situación de vulnerabilidad. 

    Haz voluntariado. Infórmate aquí.

    Haz un donativo aquí.