Hemos ofrecido apoyo de emergencia durante el confinamiento a 3 de cada 5 niños y niñas del Casal dels Infants

    Un educador entrega una tauleta a un dels participants del Casal dels Infants de Santa Coloma de Gramenet

    Descargar el informe "15 semanas de emergencia en el Casal dels Infants"

    En el Casal dels Infants ofrecimos un apoyo de emergencia a 3 de cada 4 niños, niñas y adolescentes que participaron en la asociación entre el 13 de marzo —cuando cerraron los centros educativos— y el 29 de junio —primer día de nuestras actividades de verano—, a causa del agravamiento de su situación de vulnerabilidad. Así lo recogemos en el informe “15 semanas de emergencia en el Casal dels Infants”.

    En estas 15 semanas, adaptamos nuestro acompañamiento socioeducativo de forma telemática, y atendimos a 2.000 niños y niñas y a sus familias, residentes en Barcelona (de los barrios del Rval y el Besòs i el Maresme); Badalona (Sant Roc y Llefià); Santa Coloma de Gramenet (Raval, Santa Rosa y Fondo); Sant Adrià de Besòs (la Mina y el Besòs) y el municipio de Salt. De estos chicos y chicas, 1.500 recibieron el apoyo de emergencia.

    Las cifras hacen referencia a nuestros servicios orientados a la atención a la infancia y a las familias. Provienen de un diagnóstico específico sobre la situación de los participantes durante la emergencia sanitaria y social, y complementan un diagnóstico de vulnerabilidad que realizamos cada año.

    La directra general del Casal dels Infants, Rosa Balaguer, ha valorado que el informe pone en evidencia que Catalunya partía de un sistema de protección a la infancia con déficits estructurales que ha quedado todavía más debilitado con la crisis social de la Covid-19: “Antes del confinamiento, una de cada cuatro hogares con hijos o hijas a cargo se encontraba en riesgo de pobreza, unas cifras que ya eran insostenibles y no pueden empeorar. Urgen políticas públicas con los recursos necesarios para hacer prevalecer los derechos de la infancia”.

    Rosa Balaguer: “Antes del confinamiento, una de cada cuatro hogares con hijos o hijas a cargo se encontraba en riesgo de pobreza. Urgen políticas públicas con los recursos necesarios para hacer prevalecer los derechos de la infancia”.

    Necesidades básicas

    El informe detalla que el 71% de las familias de los niños y niñas que participan en la entidad sufrieron una pérdida total o substancial de ingresos a raíz del confinamiento, un hecho que ha disparado las necesidades básicas no cubiertas en los hogares, principalmente la alimentación. Participamos en el reparto de cerca de 900 tarjetas monedero gestionadas por la Generalitat para suplicar las becas de comedor, así como casi 800 destinadas a cubrir la merienda de los niños y niñas en servicios de centro abierto.

    Por otro lado, muchas familias necesitaron una ayuda económica urgente para hacer frente a las necesidades básicas, complementaria a las prestaciones públicas, ya fuera a través del programa CaixaProinfància (43%) y/o a través de un fondo de emergencia con recursos propios de la asociación (10%).

    En cuanto a las vulneraciones del derecho a la vivienda, muchas familias que vivían en espacios en condiciones inadecuadas no pudieron salir de estos durante el confinamiento. Un 47% de los niños y niñas acompañados por el Casal dels Infants es estas 15 semanas se confinaron en viviendas con carencias graves. Desde el Casal dels Infants realizamos un seguimiento de estos casos para gestionar soluciones dentro del circuito de protección social.

    Apoyo social y emocional

    Nuestro equipo educativo se movilizó para aligerar la carga emocional del golpe económico y social de la Covid-19 para muchas familias, así como para asistirlas en los trámites con los servicios sociales de cada municipio y ponerlas en contacto con redes de apoyo vecinales. Cabe destacar que un 7% recibió nuestro apoyo para tramitar por primera vez un seguimiento de los servicios sociales municipales. Son personas que previamente no habían necesitado este apoyo para salir adelante. Muchas trabajaban en la economía sumergida, y al perder su fuente de ingresos se vieron abocadas a pedir ayudas.

    El confinamiento también requirió mantener una especial atención a los casos de violencia machista y/o contra la infancia, dado que un 16% de los niños y niñas que acompañamos sufrió en su núcleo familiar un riesgo incrementado o sobrevenido de violencia. El equipo educativo priorizó la detección de estos casos para hacerles un seguimiento y derivarlos a los servicios especializados.

    Apoyo educativo

    Desde el 16 de marzo, adaptamos las actividades de refuerzo escolar de manera online (videollamadas, espacios digitales grupales y mediante las redes sociales), actualizando sus herramientas y recursos digitales para estos nuevos canales.ç

    El acompañamiento fue especialmente necesario para adolescentes y jóvenes que acababan un ciclo educativo, como los que pasaban de la educación primaria a secundaria, de la ESO a bachillerato o ciclos formativos, o bien para quienes se preparaban para las pruebas de acceso a la universidad. Facilitamos espacios de tutorías y resolución de dudas a distancia, las personas voluntarias de la entidad ofrecieron sesiones de refuerzo escolar individualizado y orientamos a los chicos y chicas en la elección de nuevos itinerarios formativos.

    Uno de los aspectos que centró nuestros esfuerzos fue combatir los efectos de la brecha digital, pese a tratarse de un fenómeno estructural, como muchas de las condiciones de desigualdad en la educación de la infancia y la juventud. Detectamos que el 37% de los niños y niñas no contaban con internet en casa (fibra o ADSL), y proporcionamos conexión a 50 familias durante seis meses en colaboración con Parlem Telecom. De eta manera, los chicos y chicas pudieron seguir el curso escolar y sus familias tuvieron acceso a trámites telemáticos desde el hogar.

    En cuanto al acceso a dispositivos informáticos, entregamos tablets a cerca de 300 niños, niñas y adolescentes que necesitaban una, un 16% del total, gracias a varias donaciones y colaboraciones ciudadanas. Así mismo, dada la escasez de recursos educativos en muchas casas, cerca de la mitad de los chicos y chicas recibió un kit educativo con material fungible y para manualidades.

    Prioridades en el postconfinamiento

    Iniciado el desconfinamiento, en un contexto en el que la crisis económica ha impactado gravemente en la realidad de muchas familias, el informe incide en la necesidad de proteger el bienestar de la infancia, y en que la prevención de las situaciones de riesgo es la mejor herramienta para lograrlo.

    En este sentido, reclamamos recuperar y garantizar espacios de referencia educativa y social presenciales para los niños, niñas y adolescentes, también en el escenario hipotético de un segundo confinamiento. “Somos servicios imprescindibles para garantizar el derecho a la educación y el bienestar integral de estos niños y niñas. Ahora más que nunca, debemos seguir apoyándolos”, ha valorado Rosa Balaguer.

    Es necesario actuar con urgencia ante las desigualdades educativas, dentro y fuera de las escuelas e institutos. El documento hace referencia al hecho que el acompañamiento familiar en los estudios, un factor calve para el éxito educativo, ha tenido más peso durante el confinamiento, dado que los hijos e hijas de familias con un capital cultural bajo han recibido poco apoyo educativo de sus padres y madres.

    En este sentido, proponemos crear más espacios de estudio compartidos con las familias y dotar a los padres y madres de más competencias lingüísticas y digitales: “Los espacios de refuerzo escolar fuera del horario lectivo son clave para corregir las desventajas educativas, sin olvidar que se deben invertir más recursos en los centros educativos de elevada complejidad y desplegar el Plan contra la Segregación Escolar en Catalunya”, ha indicado Balaguer.

    Consideramos necesario activar puntos de orientación y apoyo integral para las familias, que a menudo se ven desboradadas y desasistidas en la tramitación de prestaciones sociales y otras gestiones administrativas complejas. En la misma línea de apoyar a los padre y madres en situación de vulnerabilidad, reclamamos más espacios de formación para adultos que mejoren las competencias transversales y la ocupabilidad de estos perfiles.
     

     

    Haz posible que 1.6000 niños, niñas y jóvenes sigan disfrutando del ocio educativo durante el verano:

    Haz un donativohttps://www.casaldelsinfants.org/es/donativo-emergencia-covid

    Haz voluntariadohttps://www.casaldelsinfants.org/es/voluntariat