La consellera Violant Cervera visita los campamentos del Casal dels Infants en Tavascan

    La consellera de Drets Socials, Violant Cervera, durant la seva visita als campaments del Casal dels Infants a Tavascan

    La consellera de Derechos Sociales, Violant Cervera, visitó el viernes los campamentos para adolescentes y jóvenes en riesgo de exclusión social del Casal dels Infants en el pueblo de Tavascan, perteneciente al municipio de Lladorre, en el Pallars Sobirà. Cervera quiso conocer de primera mano las actividades para chicos y chicas de 12 a 21 años que la entidad impulsa cada verano en la comarca desde 1994, en un encuentro en que también participaron el alcalde de Lladorre, Salvador Tomàs; la presidenta del Casal dels Infants, Roser Rosell; el director del Casal dels Infants del Besòs y la Mina, Juan Manuel Martín y el director de relaciones ciudadanas de la entidad, Enric Canet. 

    Este año, 26 adolescentes de 12 a 16 años del Casal dels Infants del Besòs y la Mina acampan durante una semana de julio en el camping Bordes de Graus de Tavascan, en una estada que les permite salir de su entorno urbano habitual, romper con la rutina y disfrutar de actividades de ocio educativo en el entorno de la Vall de Cardós. Durante la visita, la consejera y los chicos y chicas compartieron un rato de juego y posteriormente de conversación, donde trataron temas como las tareas de la consejera en el gobierno, los estudios que querrán hacer en el futuro y la discriminación que aún sufren las mujeres, por el hecho de serlo, para acceder a cargos de responsabilidad. 

    Más allá de los campamentos, unos cincuenta jóvenes de entre 16 y 21 años del Casal dels Infants de Badalona y del Casal dels Infants del Raval participan, durante quince días y en dos turnos, en el campo de trabajo que la asociación organiza en el pueblo de Escaló. Trabajan codo con codo con la brigada municipal de la Guingueta d'Àneu en tareas de adecuación de espacios, como el camino de acceso en el monasterio románico de Sant Pere del Burgal, donde los últimos días han estado rehaciendo muros de piedra seca. Al margen de estos trabajos, también hacen excursiones y actividades para conocer las Valls d'Àneu. 

     

    Garantizando derechos con el reconocimiento del territorio

    Enric Canet, uno de los organizadores de las actividades de verano de la entidad en el Pallars Sobirà, valoró durante la visita la importancia de movilizar esfuerzos para garantizar el derecho al ocio educativo y a disfrutar de la naturaleza de los adolescentes y jóvenes con menos oportunidades para acceder a ello: "La situación socioeconómica desfavorecida de muchas familias hace que muchos chicos y chicas no tengan la oportunidad de disfrutar del territorio más allá de sus barrios, ni de entornos como los del Parc Natural del Alt Pirineu. Cada año comprobamos que para muchos es la primera vez que acampan, hacen un pico o se bañan en el río, y para ellos y ellas es un recuerdo imborrable, rodeados de estas montañas". 

    Los campamentos y los campos de trabajo tienen un marcado componente socioeducativo, en tanto que permiten trabajar valores y competencias como la convivencia, el trabajo en equipo, el cuidado del entorno, la austeridad, el ritmo natural, la autonomía y la capacidad de resiliencia. En el caso de los jóvenes que participan en el campo de trabajo, su esfuerzo tiene un impacto directo en el territorio y a la vez les supone un reconocimiento: "Aportar su compromiso en tareas comunitarias les permite sentirse útiles y valorados por la población y las instituciones locales que los acogen", añadió Canet. 

    Entre otras actividades, en los últimos días el grupo del campo de trabajo ha ido de excursión a los estaños Gerber y Redó, que forman parte del Parque Nacional de Aigüestortes y el estaño de Sant Maurici, y ha realizado una actividad de kayak en el lago de la Guingueta d'Àneu organizada por el Ayuntamiento. El grupo de campamentos han hecho el ascenso al lago del Port de Tavascan, donde han disfrutado del senderismo y han conocido las rutas del exilio y la libertad que durante la Guerra Civil y la Segona Guerra Mundial tuvieron lugar en este paraje. 

     

    Una aventura que empieza el 1994

    Enric Canet, entonces educador de jóvenes, fue el impulsor de esta aventura. Inicialmente participaban solo una quincena de chicos y chicas del barrio del Raval de Barcelona, pero desde hace años también lo disfrutan muchos más adolescentes y jóvenes de Badalona, Santa Coloma de Gramenet, el barrio del Besòs y el Maresme de Barcelona y el municipio de Salt. Desde el año 2000 los campamentos tienen lugar en el Camping de Bordes de Graus. 

    El año 2015 la entidad quiso ir más allá con la creación de los campos de trabajo para jóvenes, donde los chicos y chicas de 16 a 21 años empezarían a realizar acciones de mantenimiento del entorno y el patrimonio histórico en Tavascan, en colaboración con la brigada municipal de Lladorre. Finalmente, la asociación arrancó el año pasado el nuevo campo de trabajo para jóvenes en el pueblo de Escaló, en colaboración con el Ayuntamiento de la Guingueta d'Àneu. 

    Los campamentos y campos de trabajo del Casal dels Infants en el Pallars Sobirà forman parte de las actividades de verano de la asociación, en que participan 1.600 niños, niñas y jóvenes en situación de vulnerabilidad entre julio y agosto.