Técnicos del Ayuntamiento de Barcelona visitan el Centro Solidario por la Educación y el Deporte de Tánger

    Joves del Centre Solidari per l’Educació i l’Esport conversant amb tècnics de l'Ajuntament de Barcelona

    Una veintena de técnicos de la Red de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona especializados en la atención a jóvenes en situación de alta vulnerabilidad visitaron el 18 de abril el Centro Solidario por la Educación y el Deporte de Tánger.

    El centro fue creado por la Fundació Barcça en 2009 y lo gestiona la asociación AICEED, una de las 16 entidades locales con las que el Casal dels Infants colabora para mejorar las oportunidades de niños y niñas, jóvenes, mujeres y familias en Marruecos. Cada año acompaña unos 100 jóvenes desescolarizados para que encuentren un itinerario de inserción sociolaboral. Se ubica en el distrito de Beni Makada, uno de los puntos de la periferia de Tánger con más exclusión social.

    Los técnicos del Ayuntamiento de Barcelona, de visita en Tánger para participar en el II Coloquio Internacional sobre Cooperación al Desarrollo en el Norte de Marruecos, pudieron intercambiar reflexiones con el equipo de AICEED sobre las causas y el contexto de la emigración de los jóvenes marroquíes

    También compartieron una charla informal con un grupo de participantes del Centro Solidario por la Educación y el Deporte. Estos chicos expresaron abiertamente su voluntad de emigrar --en algunos casos ya lo han intentado--, ante la falta de derechos y la opresión que viven en Marruecos, según comentaron. Los profesionales les explicaron que el proceso migratorio comporta situaciones de máxima vulnerabilidad al llegar a Barcelona, intentando clarificar la imagen a menudo idealizada que tienen de la realidad en el extranjero.

     

    El Centre Solidari per l’Educació i l’Esport de Tànger
    El  Centro Solidario por la Educación y el Deporte de Tánger.

     

    La asociación AICEED forma parte del Programa Incorpora en Marruecos, impulsado por la Obra Social "La Caixa" y coordinado por el Casal dels Infants, que el año pasado promovió la inserción sociolaboral de 1.500 personas, 531 de las cuales encontraron trabajo gracias al compromiso de 270 empresas colaboradoras.

    La entidad también participaron en el proyecto Educadre, que promovió la creación de guarderías gestionadas por mujeres emprendedoras en situación de desempleo, dando acceso a la educación preescolar a más de 390 niños y niñas en riesgo de exclusión social.