Un nuevo curso para luchar contra el fracaso escolar desde el Casal dels Infants

    Un niño estudia con el apoyo de una educadora en el Casal dels Infants de Badalona

    En el Casal dels Infants empezamos el curso manteniendo nuestro compromiso con la lucha contra el fracaso escolar. En Catalunya, el 14% del alumnado no supera la ESO, un porcentaje muy elevado que se agrava en el caso de los chicos y chicas de origen migrante y entre los que provienen de familias con un nivel socioeconómico bajo.

    Desde que nacimos como asociación en 1983 a partir del compromiso de personas voluntarias, apostamos por el acompañamiento socioeducativo a niños, niñas, jóvenes y familias en riesgo de exclusión social. Hoy impulsamos 55 servicios socioeducativos para apoyar a más de 7.000 niños, jóvenes y familias en situación de vulnerabilidad en barrios de Barcelona, Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs, Badalona y Salt, así como en los municipios de Tánger y Casablanca de Marruecos.

    Partiendo de este bagaje, tenemos claro que el fracaso escolar no solo se combate desde las escuelas y los institutos. Muchos niños, niñas y adolescentes viven situaciones difíciles e injustas en su casa que dificultan que se puedan centrar en aprender y disfrutar del tiempo libre. El 28,6% de niños y niñas se encuentra en riesgo de pobreza y el 24,6% de las familias de menores de 16 años no puede acceder a la alimentación ni a la ropa adecuadas para sus hijos. Si nos fijamos en el acceso a una vivienda digna, muchos hogares sufren vulneraciones de este derecho básico.

    En Catalunya, un 14% del alumnado sufre fracaso escolar y el 28,6% de niños y niñas se encuentra en riesgo de pobreza*

    Por todo ello, creemos y reivindicamos que quien más obstáculos tiene para aprender ha de contar con espacios educativos y de ocio fuera del horario lectivo de las escuelas y los institutos. Tenemos el convencimiento que fortalecer su educación es la mejor manera de impulsar su futuro para que puedan acceder a las oportunidades que necesitan para construir un futuro digno.

    El alumnado con más obstáculos para aprender tiene que contar con espacios educativos y de ocio fuera del horario lectivo

    Nuestro equipo está formado por educadores y educadoras que los acogen cada día, con el apoyo de personas voluntarias. Dentro de un plan educativo estructurado, los refuerzan educativa y emocionalmente en lo que necesitan. Les ofrecen la posibilidad de hacer deporte, actividades lúdicas, expresarse en los temas que los preocupan y crear lazos de amistad positivos.

    Nuestra acción social es posible gracias a personas como tú, preocupadas por el futuro de los niños, niñas y jóvenes en situación de vulnerabilidad, que son también el futuro de nuestra sociedad. 

     

    * Fuente: Departament d'Ensenyament (datos del curso 2015-16) e IDESAT 2019 (datos del año 2018)