Un nuevo huerto comunitario en el barrio del Raval para fortalecer el tejido vecinal y los vínculos intergeneracionales

    Joves del Casal dels Infants explicant com han fet les jardineres del nou hort comunitari. Fotografies fetes per joves de la Xarxa d'Accés al Treball del Casal dels Infants.
    Jóvenes del Aterra del Casal dels Infants han construido las jardineras del nuevo huerto comunitario, reforzando así sus competencias y sus vínculos con el barrio. Fotos realizadas por jóvenes de la Xarxa d'Accés al Treball del Casal dels Infants.

    El barrio del Raval de Barcelona cuenta con un nuevo espacio para el vecindario y sus entidades que fomentará el encuentro entre gente de distinta edad: un huerto comunitario en la terraza del Casal Municipal de Gente Mayor Josep Trueta, ubicado en el número 31 de la calle de la Reina Amàlia. A su inauguración, que tuvo lugar el 3 de julio, asistieron una cincuentena de personas.


    La iniciativa ha sido impulsada por la Subcomisió de Salut Mental i Addiccions de la Comissió de Salut Comunitària del Raval, impulsada por la Fundación Tot Raval y en la que el Casal dels Infants participa a través del servicio Espai Tecnològic Comunitari: “Ganamos un nuevo espacio que las entidades del barrio podrán utilizar gratuitamente, y un punto de encuentra para crear lazos entre jóvenes y mayores”, valoraba Marc Pascual, educador del Espai Tecnològic Comunitari.

     

    Jóvenes del Casal dels Infants junto a las jardineras que han construido para el nuevo huerto comunitario.
    El huerto comunitario será un espacio para las entidades sociales y el vecindario del Raval, con el objetivo de fortalecer el tejido social del barrio y las relaciones intergeneracionales.


    Otro de los aspectos positivos de este nuevo huerto es que sus ocho jardineras de madera han sido construidas por participantes del espacio Aterra del Casal dels Infants. El Aterra acoge a jóvenes migrantes de 18 a 24 años que han llegado poco a Catalunya con el objetivo de que adquieran herramientas para conocer mejor su entorno, y también les ofrece una formación competencial en mantenimiento de eficios. Hace pocas semanas los chicos del Aterra ya entregaron otras dos jardineras a la guardería municipal Canigó por encargo de su AMPA.


    La construcción de estas jardineras ha sido posible gracias al Servicio de Rehabilitación Comunitaria del Parque Sanitario Sant Joan de Déu, que ha aportado su apoyo económico para adquirir los materiales necesarios.