Fotografías para explicar el presente y el pasado de Barcelona y sus ciudadanas

     

    Las participantes del Casal Familiar y Vincles del Casal dels Infants en el barrio del Raval han empezado el taller AMB veu de dona, en colaboración con el Arxiu Municipal de Barcelona. Se trata de una propuesta que busca introducir a estas mujeres a la memoria fotográfica de la ciudad, enseñarles un pasado reciente de Barcelona y sus dinámicas sociales y, a través de las imágenes, animarlas a compartir sus experiencias y vivencias. 

    AMB veu de dona surge, también, de la intención del Arxiu Municipal de Barcelona de actualizar el fondo e incluir el testimonio de personas migradas, que forman parte de la historia y actualidad de la ciudad. “El proyecto busca el intercambio cultural para enriquecer la memoria de la ciudad y poner en común vivencias de aquí y del país de origen”, explica Montserrat Casas, tallerista de CliCme, espacio dedicado a la experimentación y la educación fotográfica encargado de impartir el taller.

     

    Tres dones estan sentades seguint el taller.

     

    El taller se compone de un total de 6 sesiones, donde tratan la figura de la mujer y su papel activo en la transformación social de la ciudad en diferentes ámbitos: la familia, el trabajo, el entretenimiento y la cultura. Mediante las fotografías del Arxiu Municipal de Barcelona -conservadas en centros como el Arxiu del Districte de Ciutat Vella y el Arxiu Fotogràfic de Barcelona-, las mujeres comparten su testimonio y, también, sus propias fotos, de su familia y su país de origen. 

    En la sesión de la mujer y el trabajo, del 3 de marzo, revisaron y comentaron fotografías de mujeres trabajando en diferentes oficios: artista, fotógrafa, carnicera, administrativa, cocinera, peluquera. A medida que iba avanzando la sesión, las participantes apuntaban todas aquellas palabras que les eran nuevas, ya que la actividad fomenta también el aprendizaje y el uso de la lengua para dar apoyo en la integración social de estas mujeres. “Cada día aprendemos una palabra nueva. Aprendemos escuchando y escribiendo”, explica Eila Rahman, participante del Casal Familiar. 

     

    Tres noies riuen mentre una altra fotografia el que una ensenya en el seu mòbil.

     

    Este también es un espacio donde las mujeres pueden hablar y compartir, donde son escuchadas y acompañadas. “Antes solo estaba en casa con el móvil, ahora venimos aquí en el Casal y hablamos”, afirma Hafeza Yeusmin, participante del Casal Familiar. “Son mujeres que tienen curiosidad, opiniones y experiencias, y que quizás no las comparten demasiado con nadie. Tienen mucho a decir y mucho a aportar, y es importante su aportación en la sociedad porque están aquí y son muchas”, insiste Monserrat.

    En las dos últimas sesiones, las mujeres tendrán el reto de salir a la calle con cámaras para capturar lo que ahora es casa suya. Acabarán el taller con una visita en uno de los Arxius de la ciudad, donde podrán ver las fotografías físicamente, aprender sobre cómo las archivan y la función que lleva a cabo el Arxiu.

     

    Haz posible que sigamos acompañando niños, niñas, jóvenes y sus familias.

    Haz voluntariado. Infórmate aquí.

    Haz un donativo aquí.